Casa de Oficio

 

Descripción del programa

 

Las Casas de Oficios son un programa de fomento del empleo en el que se enseña a los desempleados las competencias básicas de un oficio. Se combina la formación teórica en el aula con la formación práctica en el taller y la realización de un trabajo real en el que se ejecuta una obra o un servicio de interés general y social.


La formación es eminentemente práctica, basada en la metodología de “aprender trabajando”.


En las Casas de Oficios los jóvenes desempleados reciben formación profesional ocupacional en alternancia con la práctica profesional, con el fin de que a su término se esté capacitado para el desempeño adecuado del oficio aprendido y sea más fácil su acceso al mundo del trabajo.


Las Casas de Oficios tienen una duración de un año .Existe una primera fase formativa de 6 meses, en la que el desempleado participante tiene la consideración de alumno, percibiendo una beca de asistencia. Finalizada la fase formativa el trabajador desempleado inicia la fase de formación en alternancia con el trabajo (de 6 meses de duración) en la que es contratado como alumno-trabajador mediante un “contrato para la formación”, percibiendo un salario por cuantía igual al 75 % del salario mínimo interprofesional.


Los alumnos-trabajadores que finalicen un proyecto de Casa de Oficios recibirán un Certificado de Formación, que expide la entidad promotora del proyecto, en el que figuran los módulos formativos realizados y las horas de formación teórico-prácticas.



El certificado acredita la cualificación obtenida para el desempeño de un oficio y la experiencia laboral adquirida.



Destinatarios

 

Para poder acceder a una Casa de Oficios hay que reunir los siguientes requisitos:

  • · Haber cumplido 16 años y ser menor de 25 años.
  • · Estar desempleado y ser demandante de empleo inscrito en la Oficina de  Empleo.
  • ·Cumplir los requisitos establecidos para formalizar un contrato para la  formación.
  • · Con carácter general no se requiere ninguna titulación para acceder a una  Casa de Oficios, si bien para algunas especialidades se puede requerir una preparación mínima previa.